viernes, 17 de febrero de 2017

Acordes matinales


8 comentarios:

  1. Menuda mezcla entre los carteles de Dubai donde la opulencia es norma y el señor tocando el acordeón para ver si se gana unas monedas para poder pasar el día. Esta imagino que fue una foto rápida. Al menos yo no soy capaz de tirarme mucho rato haciendo fotos a gente que pide. Me da un que se yo que no puedo. Si la hago siempre es rápido e intentando que no me vean. Imagino que será el caso, de hecho el señor mira para otro lado. Veo la foto muy correcta. Como en otras fotos anteriores creo que de nuevo hay algo en la foto de la ausencia de gente que escuche la música y responda la petición. La calle que llega por la izquierda abre el camino hacía la llegada de esos nuevos personajes de tu historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el barrio de Sarrià y a una hora temprana. No había mucha gente por allí. Al señor le eché una moneda pidiéndole permiso para fotografiarle y pareció gustarle la idea por la sonrisa que me puso. Sí, es un contraste muy fuerte entre el señor y los árabes racistas plutócratas del Golfo. Creo que no iría a Dubai ni a los EAU por nada del mundo. ¡Qué gentuza!

      Esta mañana he ido a Molins caminando, unos veintidós kilómetros. Por cierto estábamos ya a tres cuartas partes del camino cuando llegamos a una zona del bosque en que estaba cerrada por una cinta y un señor mayor impedía el paso. Había una batida de jabalíes y se escuchaban disparos. El bosque estaba acotado. Era imprescindible pasar por allí así que desoyendo al señor hemos pasado la cinta y le hemos dicho que lo hacíamos bajo nuestra responsabilidad. Mi compañero y ex alumno estaba alucinando por mi audacia. Hemos pasado y no ha sucedido nada salvo un disparo que ha pasado por encima de nuestras cabezas y que ha dado el la maleza. Nada especial. Jajajajaja.

      Eliminar
  2. Está bien, y tal como decis lo más significativo es el músico pidiendo junto al reclamo de Dubai. Yo tampoco suelo hacer fotos a estas personas, con alguna extraña salvedad porqué en su momento tuviesen un significado especial para mi.
    Ya que le pediste permiso y te fue concedido, acercarse a él y cerrar algo más el encuadre para evitar este vacio a la izquierda, quizás fuera una buena idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión. Me ayuda a mejorar.

      Me hubiera gustado saber qué significado especial tuvieron estas personas para ti en otro momento. Intuyo en el mundo de la fotografía una cierta censura a fotografiar a personas como esta que ofrece su música a cambio de un donativo. ¿Qué tiene de malo fotografiarlos y más si es con su permiso? hay fotos icónicas de la crisis del 29 en Estados Unidos que son fotos de una madre con sus hijos en plena depresión en que se percibe la precariedad y la pobreza.

      Supongo que son tabúes circunstanciales que algunos fotógrafos siguen y otros no. Pero la historia de la fotografía callejera no sería la que es sin niños, sin personas que demandan una ayuda sumidas en su precariedad...

      Es un tema que me interesa.

      Eliminar
    2. Los límites para fotografiar un mendigo, los pone cada cual, aunque no es el caso concreto de tu foto, y más pidiéndole permiso.
      Yo hago fotos en la calle, simplemente, no cuento una historia a través de una serie de fotos, ni tampoco hago un documento o un trabajo periodístico respecto a sus circunstancias. Por lo que, por respeto a su situación, simplemente no suelo hacerles fotos. Aunque respeto la opinión de otros, por supuesto. Por la confianza que me da tu espacio, y la opinión anterior de José Antonio, lo he comentado, pero sin ánimo de crítica alguna.
      A raiz de lo que comentas de la depresión del 29 en USA, ha habido grandes fotógrafos que reflejaron la miseria de esta época, por ejemplo, recuerdo a Walker Evans, entre otros, pero como te comentaba anteriormente, se trataba de documentar la fuerte crisis del momento aquel.

      Eliminar
  3. Hola Joselu, al margen de otras consideraciones éticas o morales en las que no voy a entrar, me gusta el diálogo que se establece entre el personaje y la publicidad.

    En cuanto al resto, la composición la veo correcta pero el color me genera dudas por esa fuerte dominante amarillenta. Algo más realista quizá estaría mejor, y ya que el músico va de blanco y negro, quizá en monocromo también hubiese funcionado bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Minimal, fue una foto un tanto circunstancial. Tengo alguna otra pienso que mejor que esta. Fotografié mucho en blanco y negro haciendo fotografía callejera y me gustaba mucho. Ahora prefiero el color. Agradezco tu observación sobre cierta dominante amarillenta en la foto. No acabo de controlar el revelado con Lightroom a partir de archivos RAW.

      Haces una salvedad en tu consideración sobre la foto acerca de consideraciones éticas o morales en la que no quieres entrar. A Ramón le decía que estas consideraciones son variadas y complejas pero parecen constituir un cierto tabú de nuestro tiempo entre muchos fotógrafos: no se pueden fotografiar niños, ni mendigos por ejemplo, pero sí al resto (aunque tampoco es muy cierto que se les pueda fotografiar). Pero me preguntó si la historia de la fotografía callejera sería la que es sin esos personajes que parecen hoy excluidos ética o moralmente de nuestros objetivos: los niños, los mendigos. En este caso era un músico callejero y no un mendigo al que pedí permiso para fotografiarle.

      Pero en todo caso, es un debate muy interesante que expresa nuestras contradicciones como sociedad porque el fotorreporterismo fotografía a inmigrantes en condiciones terribles o niños muertos en las playas o a punto de ser picoteados por un buitre. Se dirá que es para concienciar a la sociedad pero está claro que los límites éticos y morales son flexibles y circunstanciales.

      Me gustaría leer algo al respecto porque no tengo claro dichos límites y dónde están para un fotógrafo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Buena escena callejera, pero este tipo de imagenes, de gentes que viven en el filo del cuchillo, me produce una gran tristeza

    ResponderEliminar