sábado, 6 de octubre de 2018

El infierno son los otros




5 comentarios:

  1. Bajo mi punto de vista, hay demasiado ruido en la toma, demasiados elementos que distraen y nos hacen deambular de un lugar a otro casi sin descanso. Entiendo que al querer mostrar todo esa pasillo de nichos a ambos lados de la imagen esto era un poco inevitable, pero es sin embargo el frontal de la toma, lo que más altera el modo de mirar la imagen. Creo que la intención última de la foto (el cementerio) se pierde entre tanto "objeto" aleatoria al tema. De cualquier modo ya sabes, respeto al máximo la mirada del autor así como la intención última y por lo tanto me quedo con ese modo de mostrar el ambiente, el aire de estos lugares segun el modo en que se entiende la muerte. Un abrazo Joselu

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón: el barroquismo de la imagen distrae, le falta intención y eliminación de elementos. Muy oportuna tu opinión. Tengo imágenes mucho más diáfanas de ese día que estuve en el cementerio pero quería reflejar precisamente el abigarramiento, el amontonamiento, la lubricidad barroca en un espacio en que no hay ningún lugar para el vacío. Ese exceso es precisamente el mensaje de la foto, tan diferente del cementario sueco del otro día. Esta acumulación impúdica es un escenario puramente teatral en que existe el horror vacui, como en el teatro barroco. Ciertamente uno ve esto y siente ganas de salir corriendo que es lo que me pasa a mí. Centenares de nichos en una colmena de células cuadrangulares y no hexagonales. El protagonista de esto es la aglomeración que impide al individuo enfrentarse en solitario a su destino. Dicen que el pueblo llano se siente atraído por la acumulación, por el barroco, mientras las élites son seducidas por el minimalismo, la pureza de líneas, los espacios vacíos. Esa es la mirada en una foto que contiene en su planteamiento casi obsceno los mismos defectos o características que lo que quiero decir. Hay demasiadas cosas, es cierto, la intención se diluye en la mezcla masiva de objetos que distraen la atención. Pero es que el cementerio es así, realmente impúdico y obsceno, profundamente popular. Una vez estuve en una casa cuyas estanterías numerosísimas contenían miles de cutres figuras tipo recuerdos de estética kitsch. Era la imagen más aberrante estéticamente que he visto en mi vida, pero la señora dueña de la casa se sentía orgullosísima de que no cupiera ni una figura más. Pues esto sería esta visión del cementerio, no quitándote la razón que has expuesto atinadamente. Es una imagen imperfecta que refleja perfectamente lo que hay allí.

    ResponderEliminar
  3. Viendo la imagen, y viendo que los niños se apilan hasta 6 niveles, me ha venido a la mente los bloques de pisos de las barriadas de Sabadell donde me he criado. En la doble variante de los bloques de 5 pisos, y "los bloques de 10", que así les llamábamos nosotros. Barrios pobres de inmigrantes por supuesto, de los que hoy en día no se ve ni una sola estelada. Hoy he comido en casa de mi abuelo que vive en uno de estos bloques. He ido a visitar a mi abuelo que esta muy mayor y que es cuidado por tía Gine que de casualidad había preparado unas migas y nos hemos quedado.

    Y me ha venido a la mente la reflexión de que la gente pobre vive en bloques y tras la muerte vuelve a los mismo bloques, y la gente pudiente vive en mansiones y acaba sus días en panteones familiares bellamente adornados lejos de las aglomeraciones. Por eso creo que yo prefiero que me quemen, que aprovechen algo si es que queda algo en mi por aprovechar, y luego que me conviertan en combustible para un buen fuego.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien traída la relación entre los bloques de viviendas -de Sabadell, de la Ciudad Satélite San Ildefonso- y los nichos en que se apilan en amalgama promiscua los muertos a modo de bloques baratos de la muerte. La equiparación no es banal. Yo también quiero que me incineren y que pongan mis cenizas en una playa de La Graciosa enfrente de Lanzarote. Lo he dicho en alguna ocasión, allí en solitario, lejos de estas ominosas ciudades mortuorias. En todo hay clases. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Buena entrada amigo, la imagen me impone por su significado, el titulo es un total acierto,encantado de volver a visitar tu blog, saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar