domingo, 17 de abril de 2016

Imágenes nocturnas de mi barrio 16


4 comentarios:

  1. Hola Joselu, me gusta el detalle de como el primer término encierra y delimita el camposanto tras el cual podemos ver los característicos cipreses que se asocian a estos lugares y los nichos de reposo eterno bajo un apocalíptico cielo como si del día del juicio final se tratase.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto está tomada a una hora en que el cielo estaba prácticamente oscuro. Eran las nueve y media de la noche, pero la cámara capta la luz de un modo que es ojo humano no es capaz. El camposanto estaba cerrado, así que tuve que tomar las fotos desde la reja que encierra y delimita el recinto. Me gustan las limitaciones a las fotos. Claro que me hubiera gustado que estuviera abierto a esa hora, y que hubiera habido alguna suerte de iluminación interior, alguna farola, pero lo cierto es que no había ninguna facilidad. Esas fueron mis limitaciones y de ahí sale esta foto.

      Un abrazo, Minimal. Gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Fotográficamente, los cementerios me fascinan, se pueden construir historias dispares, arte, religiosidad, trascendencia, olvido, temor, belleza y hasta humor, aunque sea negro. La reja de tu fotogrfía toma un protagonismo evidente, es una sensación como de observar desde la distancia, un mundo sin vida pero que existe, los tonos y formas del cielo, parecen formar la bóveda de este lugar, para seguir elucubrando en lo desconocido de nuestro fin. La soledad que se respira en toda tu serie, ahí llega al summum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que frecuentar más los cementerios. He oído que el cementerio del Poble Nou es muy interesante. Hice una serie en el cementerio de Montjuic el año pasado en blanco y negro. En este, el de Cornellà, no he estado todavía. Esta era mi primera incursión, pero lo encontré cerrado a la hora que era.

      Los cementerios de París son lugares, como dices, fascinantes. Recorrí el de Père-Lachaise y el de Montparnasse. En este último estaban las tumbas, entre cientos de personajes brillantes en el campo de la cultura, de Sartre y Simone de Beauvoir, Cortázar, César Vallejo, Samuel Beckett, Ionesco... En el columbario del Père-Lachaise sentí algo próximo a la transportación.

      Sin duda, son lugares fascinantes porque es evidente la presencia del otro lado, la muerte, manifestada desde este lado, con sus monumentos funerarios, nichos. Es tal como nosotros imaginamos plásticamente la muerte y ahí se incluye todo lo que has mencionado.

      Y es cierto, la clave de la serie es la soledad.

      Eliminar