lunes, 2 de mayo de 2016

Delirios nocturnos 7


9 comentarios:

  1. Me gusta. No se si has oscurecido el contorno, pero el resultado me atrae. Esta oscuridad, las luces fijas y otras de camino, forman un todo sugerente, parece que no hay intención descriptiva, si no que dejas a quienes observamos, un terreno de inquietud en la oscuridad, y una salida rápida en la luz, las farolas y el letrero luminoso, me parecen los notarios de la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un momento clásico, después de cenar, que coja la cámara, el trípode y el coche y me vaya a algún punto que previamente he visitado para ver sus posibilidades. A este fui el domingo y estudié el entorno. Y la hora aproximadamente las nueve y media de la noche, cuando el cielo está cambiante y la zona se transforma vaciándose. Todo se conjuga para dar con alguna foto sugerente. Esta me lo pareció. Tu comentario es bien expresivo. La distinción entre foto descriptiva y foto elocuente, que propone lecturas diversas, me gusta. Me ayuda a plantear mis fotos porque la distinción no es a veces fácil. O no siempre el resultado es bueno.

      Eliminar
  2. Esta me gusta mucho, tus fotos tienen un toque a fotos clásicas americanas, con los neones, la hora azul, no se, me recuerdan un poco incluso los cuadros Hopper, no se porque.
    La traza en esta en concreto pone la guinda a una foto exquisitamente equilibrada. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que he pasado en este blog de la foto callejera cuyo protagonista es la humanidad en su infinito devenir a una foto en que los seres humanos han desaparecido. Son, si acaso, solo trazas de luz como en este caso. Mis salidas a las nueve y media de la noche con el trípode y la cámara son incursiones de media hora, tres cuartos, a escenarios que previamente he pensado. A veces sueño con ellos, se me aparecen como por sorpresa y sé que he de ir allí, conseguir un instante en ese lugar. Empecé con imágenes industriales diurnas pero el blog ahora se ha especializado en la hora azul, qué hermoso nombre. Y el juego permite construcciones poético-oníricas que voy descubriendo. ¡Qué ganas tengo de que vuelvas a publicar!

      Eliminar
  3. Hola Joselu, me gusta la imagen en su nocturnidad, dinamismo y aparente soledad. Cuando la he visto me ha parecido muy atractiva y arriesgada ya que parece que la cámara esté ocupando la calzada y que los automóviles pasan muy cerca y eso para mi le da un plus muy interesante, tanto visual como poéticamente.

    Y digo poéticamente ya que diríase que el autor va a contracorriente de lo estipulado, de las normas, de lo socialmente aceptado... tiene un aire de rebeldía palpable.

    El luminoso, los cables que cruzan y el azul del cielo redondean el resultado, en fin, que me ha encantado, tiene mucha chicha la imagen...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno no es corresponsal de guerra, pero a veces corre algún riesgo, como el que tú estimas. Más fue cuando me situé en la salida de la ronda de Dalt número 15 y estuve diez minutos fotografiando con largas exposiciones y procesados. Pero esto no es nada comparado con lo que tuve que pasar alguna vez que fotografié a algún niño, el padre me vio y no veas la que me cayó. El hombre tenía razón, pero fue humillante. Hacer fotos, incluso macrofotografía implica actitudes que llaman la atención a la gente. Gajes del oficio.

      Cuando algo no te guste, dame caña. Quiero aprender.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me gusta Joselu. Sugerente. El vértigo detenido en un instante. El vértigo sometido a contornos. Ese instante fugaz que da título al blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Iván, esta foto me gusta especialmente. Bienvenido al blog. Un abrazo. Vuelve siempre que quieras.

      Eliminar